El Azul de Fúcar

Hit: 671

Sentado en la mesa junto a la ventana, observando a la vieja asomada al balcón, sin más ruido en la calle que el que los pocos transeúntes hacen al pasar, uno podría dudar de su ubicación. La referencia un poco más allá a Christoph Fugger no ayuda demasiado.

Es en la calle Fucar 5, en pleno barrio de las letras, a un paso de la bulliciosa calle Atocha o del Paseo del Prado donde se nos ofrece este remanso, un lugar para el descanso y el deleite. Ya al entrar, o asomarte por la ventana, la sensación es acogedora. Ayudan lo orgánico de la madera en las columnas, el ladrillo visto, una música bien elegida, y la simpatía de sus camareros. En el desayuno no hace falta innovar para disfrutar, un clásico de café con leche y tosta con tomate puede convertirse en un placer y terminar por convertirse en adictivo.

Destacan los batidos, la limonada, el agua de jengibre o los tés. Estos últimos, servidos en elegantes teteras esmaltadas de variados colores.

Merece también la pena pasar una noche a la luz de las velas, probando las diferentes tostas; la griega, queso de cabra y cebolla caramelizada, la mallorquina, de sobrasada con miel y la ración de Humus...exquisito

By Joaquín Pascual - Madrid.